Entre buenos y malos, reina la confusión

Editorial

La Asociación de Estudiantes Universitarios, AEU, representantes de la voz estudiantil de la única universidad pública de Guatemala, demostró que su paciencia ha llegado a su fin y comenzaron a movilizarse en contra del Gobierno y del Congreso de la República.

La gota que derramó el vaso fue la decisión de no renovar el mandato de la CICIG, a pesar de que este vence hasta en septiembre del próximo año, respaldado por miembros del alto mando del Ejército de Guatemala y algunos ministros de su gabinete.

El 20 de septiembre del 2018 se llevó a cabo una manifestación promovida por la comunidad sancarlista. En la cual la participación de personas fue poca a comparación del paro nacional del 2015.

El inicio del fracaso de este movimiento fue el desinterés de la población que antepuso sus responsabilidades como el estudio o el trabajo, pues las universidades privadas y la mayoría de grandes empresas no se pronunciaron a favor de esta convocatoria.

Alrededor de 10 mil personas se concentraron en la Plaza Central, sin embargo, muchas de ellas no permanecieron en el lugar y deambularon por las calles del Centro Histórico, por lo cual, la Plaza en ningún momento lució más del 50% de su capacidad.

La concentración de asistentes se ve absurdamente opacada por la sombra del 2015, en donde el descontento de los guatemaltecos se hizo notar. ¿Qué le pasó a la plaza? ¿Dónde quedó el poder de convocatoria? Quedó burlado por la confusión de los ciudadanos.

Guatemala está tan dividida que hemos sido bombardeados tanto por la derecha como por la izquierda, cada quien, velando por sus intereses, esto provocó que las personas no sepan ni quien es el bueno o el malo.

Pero las intenciones de los universitarios no son del todo malas, muchos asistieron con un noble propósito, luchar por su país. No podemos quitarle el honor que merece a la buena actitud del conglomerado.

Sin embargo, el movimiento se vio manchado debido a las acciones de un grupo de antisociales, que se hicieron llamar encapuchados de la Escuela de Ciencias de la Comunicación, ECC, de la USAC, bloqueando calles y tomando una posición violenta.

Aunque siendo sinceros no sabemos a ciencia cierta si es verdad la identidad de estas personas. ¿Qué nos asegura que no sea una cortina de humo? Esto sería una estrategia inteligente para ensuciar la marcha pacífica.

La opción que muchos eligieron es sentarse cómodamente en su sillón favorito, ver televisión, disfrutar el espectáculo y esperar que termine este capítulo que tiene como protagonistas a un país entero y a una organización apoyada por Naciones Unidas, porque esta novela continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s