Letras y números esquivos

Las deficiencias se mantienen en la enseñanza de cursos fundamentales como Matemática y Lenguaje, según indica el diagnóstico anual del Ministerio de Educación.

Cada día la población guatemalteca sale de sus casas e invariablemente por su camino se cruzan los números y las letras; unos determinan el manejo de sus finanzas, las otras le ofrecen información.

Por: Héctor Salvatierra*
hsalvatierra2000@yahoo.com

Sin duda, el mundo se rige por las operaciones numéricas: sueldos y salarios, compra-venta, por ejemplo, y por el conocimiento adquirido, mayoritariamente, a través de la lectura y la escritura.

En ese contexto la educación formal es un factor clave, ya que en sus diferentes niveles y apoyada en herramientas didácticas y pedagógicas se encarga de preparar a las personas.

Matemática y Lenguaje son los vehículos que el sistema educativo ha diseñado para que la niñez y la juventud se encarrilen por la senda formativa, pero el trayecto no es expedito.

Y es que año tras año el Ministerio de Educación viene reportando que algo anda mal, muy mal, pues quienes terminan el diversificado e ingresan en la universidad lo hacen reprobando las clases mencionadas.

De acuerdo con la Dirección General de Evaluación e Investigación Educativa, en 2017 fueron examinados 149 mil estudiantes de 3 mil 879 planteles, entre públicos y privados.

Para 2018 las cifras se elevaron a 158,161 alumnos y 4,083 establecimientos. En ambos años, y en los previos, la tendencia ha sido que en Matemática gana uno/a de cada diez y en Lectura, la tercera parte.

Tal reprobación, supongo, ha encendido las alarmas en la cartera y en los colegios e institutos, dado que las dos disciplinas son esenciales para quienes saltan a las aulas de enseñanza superior en ruta hacia entrar en el mundo de la productividad.

Al respecto, el exitoso empresario Luis Von Ahn en declaraciones a Prensa Libre expuso que alguien con buen entendimiento de la matemática piensa con mejor y más claridad en cualquier área.

Obviamente, los datos patentizan el fracaso del sistema y puede atribuirse a diversas variables, como el incumplimiento del año escolar, limitaciones en las y los docentes e irresponsabilidad del alumnado.

Junto a esas no debemos dejar de lado costumbres como ausencia de guía o acompañamiento en los hogares y, la más reciente, la distorsión de perder el tiempo con el entretenimiento en lo móviles.

¿Qué se hace y qué debe hacerse para mejorar las condiciones? son preguntas cuya responsabilidad de atender está en las autoridades del ramo y en el profesorado, pues son parte de la reprobación. Asimismo, es preciso reflexionar por qué ambas materias son esquivas para la mayoría.

Vale apuntar que la Matemática debería verse con ojos amigables y la Gramática debería enseñarse de una manera “descomplicada”, a propósito de un libro del periodista español, Alex Grijelmo.

Urge entonces que en la casa familiar, en el despacho ministerial y en la cátedra del salón se impulsen las correcciones porque fallar en Matemática y en Lectura inciden negativamente al detener nuestro desarrollo como sociedad y como país.

*Docente universitario, periodista y consultor en comunicación estratégica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s