La empatía como factor clave en la educación

“La capacidad de colocarse en el lugar del otro es una de las funciones más importantes de la inteligencia. Demuestra el grado de madurez del ser humano.” Augusto Cury

Hoy en día, darle un sentido humano a la educación, es todo un reto. En el ámbito escolar, existe una interacción cotidiana entre padres de familia, docentes, estudiantes y  demás personas que conforman la comunidad educativa.

Por: Carolina Chacón

La empatía es un elemento determinante en el aula, pues le permite al docente ponerse en el lugar de sus estudiantes, ayudándole a “conectar”, favoreciendo que las relaciones humanas sean enriquecedoras y que se genere aprendizaje significativo.

Educar, más que enseñar: es humanizar

Es probable que si te pregunten el nombre de algún maestro o maestra que marcó tu vida de manera positiva, venga a tu mente aquella profesora o profesor que fue amable, respetuoso y atento contigo. Los profesionales con esas características tienen más probabilidades de obtener buenos resultados con sus estudiantes.

En este artículo, incluimos el testimonio de tres personas adultas quienes guardan gratos recuerdos de maestros, que dieron esa milla extra.

Javier Pineda, Economista:

En primero básico tuve una docente de matemática con la que perdí el grado, un año después en otra escuela, conocí al profesor David Salazar, él me enseñó que la matemática es bellísima, aprendí tanto y me quitó la venda de “no puedo con la matemática”.

Me impactó de tal forma, que una de las razones por las que decidí estudiar economía, fue porque era la carrera del Área social humanística que más matemáticas llevaba.

Hace 10 años conocí a un ingeniero, mi gran amigo, tenemos mil historias… Este año, nos dimos cuenta de que mi maestro de básicos es su hermano.

Uris Romero, Docente:

Cuando estaba en cuarto grado de primaria (no recuerdo bien el año) tuve una maestra llamada Sonia.

A mi papá le dio cáncer y tenía tratamiento de quimioterapias. Se quedaba hospitalizado o se lo llevaban de emergencia; yo iba a la escuela, pero mi hermana menor, estaba muy pequeña y no teníamos con quien dejarla. Mi maestra dijo que yo podía llevarla a la escuela y la directora dio la autorización.

Cuando a mi mamá le tocaba llevar a mi papá a sus “quimios”, mi hermana se iba a estudiar conmigo. Mi maestra además de preparar sus clases para cuarto grado; elaboraba hojitas para que mi hermana coloreara y también le asignó un lugar dentro de la clase.

Realmente si es maestra no nos hubiera apoyado, yo no hubiera seguido estudiando ese año. Era una excelente maestra no solo en sus clases, además mostraba simpatía hacia con el prójimo.

Ahora que yo soy maestra me hace reflexionar y entender mejor a mis alumnos cuando están pasando por diversas situaciones, eso me motivó a ser maestra.

Bryan Choy, Periodista:

En lo personal sí tuve a un docente que dejó una huella positiva, un licenciado de Administración de Empresas. Recuerdo que tuve un mal día y me tocaba recibir curso con él y notó que no estaba bien. Me pidió que saliera del aula a platicar con él, me dijo que me veía preocupado y tras comentarle mi problema me planteó una solución con un problema administrativo.

Comprendí de inmediato que todo tiene solución, así que me pidió que firmara la asistencia, tomara mis cosas y que me retirara a solucionar mi problema, en ese mismo momento.

Realmente fue algo que valoré siempre y tuvo un impacto positivo. Desde entonces, además de ser un catedrático, lo considero un amigo.

Las mentes de los estudiantes es tierra fértil.  En las aulas se deben generar espacios propicios para el diálogo, la colaboración y el aprendizaje. Donde el componente emocional vaya de la mano con el conocimiento. Felicidades a esos seres maravillosos que ayudan a sus estudiantes a superar sus debilidades y potenciar sus virtudes. Como diría Aristóteles “Educar la mente, sin educar el corazón no es educar en absoluto.”

Un comentario

  1. Me encantó! Muchas felicidades por esto, estoy seguro que será de mucha ayuda para muchas personas, especialmente docentes, que buscan cambiar su manera no solo de enseñar, sino de impactar más vidas de muchos niños, adolescentes y jóvenes. Dios les siga bendiciendo en todos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s