La realidad para un amante del deporte en Guatemala

Son 29 federaciones a las que el estado de Guatemala da apoyo y respaldo a disciplinas que jóvenes de distintas escalas sociales practican.

Por: Gabriela Santos

Para algunos es un pasatiempo y para otros es la forma en la que esperan alcanzar el éxito. Para un joven es difícil dedicarse al deporte, puesto que no se tiene la perspectiva de alcanzar el éxito o vivir del mismo, por lo que terminan abandonándolo. Así lo expresó Mayorga, una joven federada en la disciplina del Waterpolo.

Ella con 17 años es estudiante, trabajadora y jugadora de Waterpolo.

Mayo, como le llaman sus amigos, obtiene este año el título de Bachiller en ciencias y letras con orientación en educación física, explicó que le costó bastante equilibrar las clases presenciales en la Escuela Normal Central de Educación Física, ENCEF, y los entrenamientos en la Federación Nacional de Natación, Clavados, Polo Acuático y Nado Sincronizado de Guatemala pues los horarios eran casi simultáneos.

Practica el polo acuático desde 2018. A lo largo de estos dos años ha tenido que realizar sacrificios para lograr cumplir con todas sus responsabilidades.

Ir a entrenar, el trabajo y los estudios causa que no tenga tiempo para convivir con su familia. “A veces veo fotos en las redes de mi familia y en todas falto yo”, cuenta con cierto pesar.

Sin embargo, manifiesta tener grandes satisfacciones gracias a la práctica de este deporte. El año pasado su equipo viajó a México, debido a que estuvieron invitados a participar en un torneo. Ahí lograron posicionarse en uno los primeros lugares.

A finales del año pasado viajaron a Costa Rica, donde ganaron el primer lugar a nivel centroamericano. “Esa fue la mejor experiencia de mi vida, lanzaron confeti, mis compañeras y yo no lo creíamos. Nos dieron el trofeo y medallas a cada una, fue de lo mejor”, relató Mayo.

El equipo de menores ha participado en torneos a nivel departamental, en los cuales también se han posicionado en los primeros lugares y adquirido reconocimientos.

“Es irónico que ahora me apasione tanto el polo acuático, cuando la primera vez que vi un juego me pareció ridículo ver un balón en el agua” Mayo no pensó en practicar y competir como jugadora de Waterpolo.

Todo comenzó con una lesión, en la escuela donde estudiaba. El año pasado en clase de gimnasia se lesionó una pierna y como terapia le recomendaron la natación.

Entonces se inscribió en la federación, sin embargo por su edad no le permitían competir, así que se dedicó solamente a entrenar. Cierto día un entrenador de polo acuático le hizo la invitación y decidió intentarlo.

Por su complexión delgada le recomendaron que jugara en la portería, luego de un proceso de entrenamiento se desempeña en esa posición, puesto que es un deporte agresivo su complexión no le permite estar cuerpo a cuerpo con el oponente.

“En lucha nos ponen aprender a zafarnos de los agarres y demás, porque si es un deporte bastante agresivo. A veces los oponentes nos hunden y hacen agarres para evitar la recepción o pases de la pelota”. Relata que a veces se realizan entrenamientos de lucha para que puedan soltarse y aplicar técnicas de esa disciplina en el Waterpolo.

Recientemente consiguió un trabajo como instructora de natación en un club de la Ciudad Capital y así es como solventa sus gastos, sobre todo los que implica el polo acuático. En la federación no paga nada, puesto que es parte del equipo, tiene que cubrir los gastos de pasajes, comida y aportar económicamente en su casa.

Mayorga se encuentra en el proceso de ingreso a la Universidad de San Carlos de Guatemala, quiere estudiar agronomía y como simultánea en EFPEM. “Si logro ganar los exámenes en agronomía tendría que dejar de practicar el waterpolo. Pues no me quedaría tiempo para el entrenamiento, del deporte no se vive en Guatemala, dicen mis padres”, comentó.

Como Mayo muchos jóvenes más deben de dejar de practicar el deporte que les apasiona por distintos factores. El más común es por no contar con los recursos económicos para cubrir los gastos de alimentación y transporte. Otros deben dejarlo porque sus familias no les apoyan y no pueden dedicarle el tiempo suficiente al deporte al tener que trabajar y estudiar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s